jueves, 9 de agosto de 2007

CONCLUSION

El sistema oseo como los demás sistemas del cuerpo humano requiere de una buena alimentación sana y variada, rica en calcio y vitamina D; de ella y del calciferol depende el desarrollo y fortalecimiento de los huesos. Ya que estas son las encargadas del metabolismo del calcio, imprescindible para el funcionamiento de los músculos que permite la contracción y la articulación para provocar el desplazamiento del cuerpo y los movimientos de flexión.
Otros alimentos como el aceite de hígado de bacalao, el atún, la leche y sus derivados, los huevos. además de los rayos ultravioletas del sol, favorecen la absorción de la vitamina D.
Gracias a la unión de dos o más huesos que forman las articulaciones de la armazón ósea, es posible realizar una cantidad de movimientos con gran precisión como respuesta a los estímulos nerviosos produciendo desplazamientos de los huesos sin demasiado desgaste por el rozonamiento excesivo entre ellos. Tener en cuenta que fuera de la alimentación están las correctas posiciones del cuerpo, realizar ejercicios y deportes adecuados.

2 comentarios:

Maria camila Arias dijo...

Me Ayudo Mucho Con La Tarea Que Necesitaba Es Muy Completo ...

Maria camila Arias dijo...

:* :* :*